Απόρριψη

Απόρριψη

Aquí estoy con el teléfono en la mano, y 13 mensajes eliminados del chat, buscando borrar el rastro de mi pordiosera insistencia.

La vergüenza disfrazada de orgullo susurrándome al oído “Ten dignidad, renuncia” pero un amor ciego de terquedad del otro lado señalando la piel de la vergüenza, buscando hacerme entender que no es orgullo es solo vergüenza.

Una impotencia que se multiplica cada segundo, al ver su estado en línea y unas palomitas que aunque no están azul, es claro que ya volaron al cielo del desentendimiento.

70 estados de whatapp que parten el bargo del erotiso, navegan las aguas de canciones románticas, hasta desembarcar en frases de despecho.

El recuerdo del último buenas noches que fue respondido, apilado con un sin número de buenos días, ya comiste como te fue, que fueron vistos y guardados en el baúl de la frialdad.

Te amo, pero no te buscare, te extraño pero no te lo dire, te deseo pero lo voy a ocultar son una de las tantas verdades que se convertirán en mentira, si en algún momento de la madrugada se recibe un “Hi stranger”.

Una madrugada en vela dedicada a alguien que aunque está en línea, está claro que ya se durmió.

Foto de: Christian Wiediger

Unsplash

Gracias por compartir!!

Leave a Reply