Lágrimas de concreto.

Lágrimas de concreto.

Debo admitir que nuestra separación no me destrozó por completo, solo abrió una herida tan profunda, que aun esto de rodilla recogiendo cada trozo de mi corazón roto, pero no me destrozó por completo.

 

El problema esta en tu recuerdo, que, a diferencia de ti, no se fue se quedo a mi lado, recordándome cada día, que, aunque soy yo el que sufre, la víctima fuiste tu.

 

Tu recuerdo nunca se alejó, y no pierde ninguna oportunidad para presionar con fuerza, las heridas de que dejaron tus besos al marcharte.

 

Oh tus besos, como olvidar tu saliva espesa y dulce, como si tus labios fueran un panal de abejas que al morderlos se desprendiera tan delicioso néctar, néctar que se calentaba con el zumbido de mi corazón, ahí está de nuevo tu recuerdo golpeando en los más hermosos recuerdos.

 

Hoy la tristeza me invade, por que no tengo idea de cómo estando a tu lado, nunca vi lo feliz que era, y hoy que no estás, es tan obvio que no volveré a ser feliz jamás.

 

Hoy solo me queda ahogar con lágrimas, aquellos gritos de placer, que como lamento de la llorona, salían desde tu alma para dejarme saber, que mi lengua había llegado exactamente donde tenía que llegar.

 

Hoy ahorraré con lágrimas las risas, los consejos, las aventuras y los secretos que, cada día están más cubiertos por los escombros de la distancia.

 

Hoy lloraré como mujer, aquello que no pude proteger como un hombre, a ti.

 

Foto de:  Tom Pumford

Unsplash

Gracias por compartir!!

Leave a Reply