El triste

El triste

Las mañanas no tienen variación alguna, ya que, si llueve, es como si el cielo sollozara por la ausencia de un amor, y si el sol brilla con todo su esplendor, es tan excesivo como si intentar ocultar un sufrimiento incalculable.

Los 5 minutos extras de sueño son una estupidez, porque, aunque la cama caliente me abraza, el tormento de recordar que son solo 5 minutos entorpece el placer de aquel suspiro de descanso.

Aquella agua caliente que recorre mi cuerpo no tiene la capacidad de despertarme, si no que devuelve a mi memoria las imágenes de aquellos sueños donde revivo tu partida una y otra vez. Y qué decir del agua fría que, aunque logra despertarme, solo me golpea contra la realidad de que no fue solo un sueño, si no que en realidad ya no estas.

Aún conservo la taza de café con la que me acompañabas en las mañanas, no la toco para mantener vivo la marca de labial que dejaste, pero es como caminar el calvario cada mañana viendo como cada día esos labios rojos van perdiendo tonalidad, así mismo como se termina el café de mi taza sin darme cuenta.

Aquellos tragos de alcohol que tomaba para celebrar, hoy son el asesino que utilizo para ahogar mis penas, las cuales cobran fuerzas tratando de sobrevivir, gritándome que si te olvido mi vida no tendrá sentido.

Solo una amiga me acompaña, con la cual puedo bailar por las noches, y derramo mis lágrimas sobre su hombro, mientras le hago el amor hasta quedar dormido y repetir esta triste rutina, que me encierra en el bucle del arrepentimiento

Mi amiga soledad, quien me cambió el nombre para sentirse en confianza, hoy me llama mi amigo el triste.

Gracias por compartir!!

Leave a Reply