Comadreo

Comadreo

“5 Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová. 6 Pues será como la retama en el desierto, y no verá cuando viniere el bien; sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada. Jeremías 17(5,6)”.

Este versículo me llega a la mente cuando se habla del chisme, rumor o comadreo. Creas en Dios o no, la biblia es un libro antiguo lleno de sabiduría e historia y no podemos ignorar lo que nos cuenta.

Por que pensar en las palabras de Jeremías hijo de Hilcías al pensar en el chisme, y es que el versículo maldice aquel que confía en el hombre o el ser humano en sí, pero esto no se trata de confianza regular, ya que todos confiamos en algún momento.

Todos confiamos en nuestros amigos cuando nos dicen que van a llegar a tiempo, en nuestros padres cuando nos dicen que siempre nos amaran y esto no esta mal, la confianza de la que habla el hijo de Hilcías es la confianza del alma.

Esa confianza que te lleva a crear sentimientos, esa confianza que te hace juzgar a los demás, aquella que te hace actuar a favor o en contra de alguien.

Y es ahí donde radica mi observación, aquel que escucha un comentario el cual no puede confirmar su certeza, está poniendo su alma en las manos de un rumor tan débil como la respiración de una hormiga.

Y es que el universo maldice al espíritu que levanta calumnias de otro ser, por el simple detonante de un comentario, porque el corazón es el único que muestra verdades al simple contacto del ojo humano, y nadie le puede ver funcionando en su máxima capacidad.

Por eso hoy, te aconsejo, aleja tus oídos de las malas lenguas y alejas tu lengua de los rumores, y te aseguro que tus oídos nunca enfermarán del mal de la calumnia, y tu lengua nunca se pudrirá con la infección de la mentira.

Gracias por compartir!!

Leave a Reply